22 abr. 2014

El arroz de mi mamá

En cada casa hay una serie de platos que siempre se hacen de una manera ya sea por tradición o porque un día se cocinó, gustó muchísimo y ya se ha quedado en el recetario familiar. 

Hoy quiero compartir una de esas recetas tan especiales con vosotros.


En mi casa cuando mi madre me dice: - niña, ¿quieres un poco de arroz? ya sé que me habla de  arroz con pollo, cebolla, pimientos y salsa de tomate. No habla de arroz a la cubana, ni arroz blanco, ni paella... Se refiere al nuestro. Al arroz de la familia.


Como veréis, no tiene nada emocionante, pero está buenísimo y sigue teniendo tanto éxito como el primer día. Cada vez que lo como es como volver a estar en casa y me trae muy buenos recuerdos.

Claro está que no me sale tan tan bueno como el de mi madre, porque ya se sabe que las mamis tienen su toque especial, pero he de decir que el resultado está muy logrado y seguro que si vosotros probáis de cocinarlo también os saldrá de rechupete. ¡Espero que os guste!

(Cantidades para 2-3 raciones)

INGREDIENTES

- 160g de arroz redondo

- 1/2 pimiento rojo

- 1/2 cebolla

- 1 pechuga de pollo

- 125g de salsa de tomate frito

- Sal

- Agua


PREPARACIÓN

¿Manos limpias? ¡Empezamos!


1. En primer lugar desmenuzamos la pechuga de pollo en trocitos pequeñitos con la ayuda de una picadora. Si no la tenéis, podéis cocinarla  a la plancha y desmenuzarla una vez cocinada, para que os sea más fácil. 

2. A continuación, troceamos la cebolla y el pimiento en juliana o taquitos, como más nos guste. 

3. Ponemos una sartén en el fuego con un chorrito de aceite y vertemos la cebolla. Cuando empiece a estar transparente, echamos el pimiento y cuando esté todo blandito añadimos el pollo y meneamos un poco. 

4. Seguidamente, añadimos los granos de arroz y damos un par de vueltas durante 2 ó 3 minutos. 

5. Por último, vertemos el tomate frito, salamos y cubrimos todo con agua. La justa para que todos los ingredientes queden sumergidos. Si luego vemos que necesitamos más, vamos añadiendo. 

6. Tapamos la sartén y dejamos que se cocine y se vaya evaporando el agua. Tardará unos 20 minutos aproximadamente. Hay que ir vigilándolo y cuando el arroz esté en su punto, sacar de la sartén y servir. 

Lo podéis dejar con más o menos líquido según vuestros gustos. Nosotros dejamos que se evapore el agua por completo, pero un poco caldoso también está delicioso. 

¡A disfrutarlo!

2 comentarios:

  1. Buenos días Diana. Un arroz muy bueno el que prepara tu madre, fácil de hacer y muy exquisito. Este tipo de recetas que se vienen haciendo de una generación a otra suelen ser las mejores. Creo que tenemos que guardar estas recetas como oro en paño y no dejar que se pierdan.
    Un beso Paco

    ResponderEliminar